Coral, la joyería energética y sus propiedades

El coral, utilizado desde tiempos antiguos, es conocido como amuleto contra el mal de ojo, cuentan las leyendas que el rey de Nápoles, Fernando I, llevaba consigo un amuleto de coral, al estar en presencia de personas sospechosas de portar malas intenciones, tomaba el talismán y se los colocaba en la cara, este comportamiento anulaba las fuerzas malignas en la mirada de sus enemigos.

Los corales, no son exactamente minerales, representan exoesqueletos de zoofitos marinos, que durante su vida se agruparon y al morir unidos estrechamente entre sí, formaron ramas de coral, las cuales aparecen en mares y océanos, integrando los arrecifes, el coral se presenta en color blanco, rojo, rosa, azul y negro.

El coral se presenta en color blanco, rojo, rosa, azul y negro.

Dada su estrecha relación con el mar, el coral se asocia con numerosos mitos y leyendas a través de la historia, existe una creencia hindú que afirma que el mar es el lugar donde descansan las almas humanas una vez fallecidas, por lo tanto el coral es considerado un poderoso amuleto dentro de la “joyería energética”.

El coral también se asocia con el amor, en la antigua Roma, las mujeres encendían velas rojas elaboradas con trozos de coral, quemaban incienso fabricado con este polvo y portaban joyas del misma material, como ritual para atraer el amor de un hombre.

 Hoy en día, el coral continúa posesionándose como una de las piedras más codiciadas para portar en accesorios de “joyería energética”, dadas sus propiedades; asimismo, es una pieza que nunca pasa de moda, en las colecciones de cada temporada es empleada por los orfebres para forjar brazaletes, anillos y pendientes.

Se recomienda portar accesorios elaborados de coral ante alguna de las siguientes situaciones:

– Presentar problemas menstruales y de fertilidad.

– Para Mejorar la digestión.

– Con el objetivo de tratar enfermedades oculares, glaucoma, miopía y cataratas.

– Para superar problemas emocionales y de ansiedad.

Los expertos recomiendan cuidados y mantenimientos especiales para conservar las piedras de corales purificadas, es por ello que se debe aplicar con regularidad sobre la pieza un ligero baño de aceite de almendras o oliva, con esencia de trementina, luego de dejar toda una noche con este baño, se escurre y se le saca brillo a la piedra con una franela.

En lo que respecta a esta piedra y sus afinidades con la rueda del zodiaco, el coral despliega su máximo potencial en personas nacidas bajo los signos de Aries, Tauro, Libra y Piscis, siendo ideal para convertirla en amuletos.

El coral continúa posesionándose como una de las piedras más codiciadas para portar en accesorios de “joyería energética”.
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *